Emociones y sentimientos propios de los tratamientos de Reproducción Asistida

El camino hacia este deseo es complejo: la culpa, la frustración, el miedo y la ansiedad son los protagonistas. Por eso, la Lic María Villamil, Responsable de la Unidad de Psicología IVI Buenos Aires, afirma que “los pacientes deben prepararse para la incertidumbre y gestionar la ilusión y la esperanza, así como para la posibilidad que no se logre el objetivo a corto plazo”. 

Generalmente, el estado emocional al momento de iniciar tratamientos de Reproducción Asistida es la incertidumbre, muchas dudas nos pueden atacar al momento de afrontar una situación que desconocemos totalmente, pero en este caso en específico, se le suma que de ella depende lograr un deseo personal tan importante como la concepción de un hijo.

Previamente, como paciente de Reproducción Asistida, seguramente has recorrido un camino lleno de altibajos emocionales donde la culpa, la frustración, el miedo y la ansiedad han estado presentes. Al continuar el paso hacia los tratamientos, el combo de sentimientos aumenta al agregarse aquellos que forman parte natural de atravesar un procedimiento médico, más la ilusión de alcanzar un embarazo.

Sin embargo, también existe la posibilidad de no lograr el objetivo en el corto plazo, generando sentimientos de desaliento y pérdida de control.

Ante tantas emociones resulta fundamental contar con herramientas para afrontarlas, estrategias que permitan que mientras el paciente atraviesa el tratamiento, pueda mantener su calidad de vida y buenas relaciones con su entorno.

Para esto es necesaria una escucha distinta a la médica, el profesional adecuado es un psicólogo especializado en Reproducción Asistida, familiarizado con los sentimientos que genera y capacitado para brindar atención en un ambiente de contención, facilitándoles herramientas apropiadas para los estadíos emocionales propios.

¿Qué nos pasa cuando recurrimos a un tratamiento de Reproducción Asistida?

Frente a un tratamiento, el deseo de maternidad/paternidad se vive de forma totalmente distinta a lo imaginado, pues incluye esfuerzos, poniéndole mucho empeño, aplicando todos los recursos disponibles, aun así, no se garantiza que ocurra el embarazo. Es ahí cuando aparecen los primeros desajustes emocionales.

Los números lo indican: entre el 25 % y 65 % de los pacientes que realizan un tratamiento de Reproducción Asistida van a presentar en algún momento síntomas de ansiedad, depresión, culpa o aislamiento social, entre otros.

Se trata de una respuesta humana que, aunque no se puede controlar, si es posible regular para poder afrontar todas las etapas del tratamiento de forma que nos afecten lo menos posible.

Es posible que, tanto antes como durante el tratamiento, puedas sentir estas emociones y sentimientos:

  • Temor a no lograr la maternidad/paternidad
  • Tristeza
  • Culpa hacia el otro miembro de la pareja y familiares
  • Soledad
  • Envidia
  • Incertidumbre
  • Enojo/Rabia
  • Pérdida de control sobre el propio cuerpo
  • Vergüenza
  • Aislamiento social

También es común que traten de mantener el “problema” en secreto, privándose de esta forma del apoyo emocional genuino por parte de su entorno. Al querer evitar situaciones incómodas con amigos y familiares se termina generando otro problema, pues se inicia un aislamiento social que redunda en más ansiedad y tristeza.

¿Cómo lidiar con las emociones y sentimientos?

En primer lugar, es fundamental que sepas que no sos la única persona que vive este tipo de emociones ante un diagnóstico de infertilidad o un tratamiento, y aún más importante que sepas que podés contar con asesoría profesional, como la Unidad de Psicología de IVI, en un espacio de escucha distinto al ámbito médico, pero igual de importante antes y durante el tratamiento de Reproducción Asistida.

Otro aspecto a destacar es que esta ola de emociones puede llevar al abandono del tratamiento, debido a un agotamiento físico y emocional. En ese momento el buen uso de las herramientas adquiridas durante la consulta de apoyo emocional será determinante para favorecer la probabilidad de éxito en los siguientes intentos.

En la consulta el profesional no solo te facilitará herramientas que te ayudarán a afrontar toda la situación desde lo emocional, si no que también te permitirán comunicarte efectivamente, tanto con tu pareja, como con cualquier otra persona de tu entorno.

Herramientas y técnicas para manejar el estrés y la ansiedad

En la actualidad existen distintas técnicas que ayudan a los pacientes a sobrellevar mejor el estrés y la ansiedad que los tratamientos generan. Entre las distintas herramientas podemos mencionar:

Registro diario de pensamientos: Las emociones no depende tanto de la situación, sino de la interpretación que se realizamos. Al llevar un registro de cómo nos sentimos, podemos identificar emociones, detectar, evaluar y modificar pensamientos automáticos, esto te permitirá entender el nexo entre pensamiento, emoción y comportamiento. Al corregir tus pensamientos, traerás cambios en tus reacciones emocionales y tu conducta.

Se puede realizar escrita, en forma de columnas o de manera oral, tomando en cuenta los siguientes datos:

  • Pensamos en una situación, anotamos el día y hora en que sucedió
  • ¿Qué pensamientos me trajo esa situación? Reflejamos en una frase el pensamiento automático
  • ¿Qué emoción me generó? y ¿qué comportamiento tuve?


Mindfulness:
 Conocido como una táctica de atención plena, nos permite aprender a prestar atención, estando presentes y practicar la aceptación de las situaciones. A través de técnicas de respiración se busca no juzgar los pensamientos, emociones, impulsos o percepciones. Porque en este trabajo de plena conciencia absoluta, todo lo que penetra dentro de tu campo, es bienvenido. Soltamos las expectativas y observamos el cambio que se produce.

Programa de Mind Body: Es un programa de afrontamiento para el estrés que toma como foco el cuerpo y la mente. Permite recuperar el control de tu vida, a través del aprendizaje de hábitos de estilo de vida que pueden mejorar tu fertilidad, y contribuir a tu felicidad y buena salud por el resto de su vida. Un especialista en terapia cognitiva conductual te guiará en un nuevo estilo de vida que incluye ejercicios de relajación, crear actividades de recreación, ejercicios de visualización y el aprendizaje de tener conciencia en sí mismos

IMG_4312

El estrés puede reducir las probabilidades de éxito de los tratamientos de Reproducción Asistida a través de los mecanismos psicobiológicos que podrían afectar el número de ovocitos obtenidos. Es por ello, que el apoyo emocional durante este camino tiene gran importancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s