Un cautivante viaje en el tiempo

unnamed (1).jpg

Historia, cultura y naturaleza en una estancia jesuítica de Tafí del Valle. Las Carreras, rendida a los pies de majestuosos cerros que suben y bajan entre los 2600 y los 4500 metros, es un espacio histórico que fue ampliado y reciclado para garantizar calidez y confort.

En Tucumán, la provincia más pequeña del país, Tafí del Valle es un destino imperdible por ser la puerta de entrada a los Valles Calchaquíes, su clima agradable y sus paisajes que invitan a la contemplación relajada. En esta tierra de tradiciones añejas se imponen las cabalgatas entre manadas de ovejas y  ruinas arqueológicas. En las cimas de los cerros, las praderas verdes invitan a disfrutar de las mejores vistas panorámicas de este pueblo de cultura ancestral que de a poco desarrolla una considerable infraestructura turística para satisfacer a viajeros de la Argentina y del exterior.

En la región también se pueden explorar las huellas de los tiempos coloniales. Para quienes les gusta viajar en tiempo, un imperdible de Tafí del Valle son las estancias jesuíticas como Las Carreras, rendida a los pies de majestuosos cerros que suben y bajan entre los 2600 y los 4500 metros. El antiguo casco fue construido a principios del siglo XVIII. Alojarse en este espacio histórico que fue ampliado y reciclado para garantizar calidez y confort es una experiencia de inestimable valor cultural.

En total son 10 habitaciones decoradas con tejidos de la zona, telas y bordados hechos a mano. Cada estilo representa las distintas épocas de la historia del Valle. La quesería que funciona en la estancia es el orgullo de Las Carreras, que hace nueve generaciones elabora quesos con la misma técnica que se usaba en la región española de la Mancha.

Se presentan en seis variedades: natural, con orégano, con ají, con pimienta negra, con paprika, y un especial queso de rallar. Los visitantes pueden apreciar diariamente el proceso de ordeñe y la posterior fabricación de los productos.

Los sibaritas también puede deleitarse en el premiado Restaurante Los Alisos, que propone una cocina regional de vanguardia. En el menú se incorporan ingredientes regionales como la llama, la quínoa y la papa, la mayoría de los cuales se producen en la misma finca. El misterio de los Valles Calchaquíes se revela en este paraje mágico que permite detener el tiempo y conectarse con otras formas de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s