Un hotel con lo mejor del espíritu patagónico

unnamed

Cerca de El Calafate, Eolo invita a sus privilegiados huéspedes a realizar cabalgatas, salidas en mountain bike, trekking y observación de aves. Y también a descansar la vista en el horizonte.

La Patagonia atesora en su espíritu las raíces de los pueblos originarios, de los primeros colonos que se animaron a su geografía y de una naturaleza virgen en los confines del mundo, entre la cordillera de los Andes, lagos y glaciares eternos. Eolo es una de las mejores síntesis de todo eso. El hotel, ubicado entre El Calafate y el Parque Nacional Los Glaciares, invita a sus privilegiados huéspedes a realizar cabalgatas, salidas en mountain bike, trekking y observación de aves. Y también a descansar la vista en el horizonte. Los amaneceres, los atardeceres, la salida de la luna, los infinitos colores del cielo: todo está a la vista desde la cama, el restaurante o cualquiera de los otros espacios comunes que replican, paredes adentro, la simpleza dominante del paisaje.

La propiedad donde se emplaza Eolo es una estancia de cuatro mil hectáreas. Desde las áreas comunes, o desde las 17 habitaciones que tiene el hotel, los huéspedes disfrutan de la amabilidad del lujo. Cada habitación cuenta con teléfono, calefacción central regulable individualmente y conexión wi fi, y está equipada con un set completo de amenities. Eso sí, no hay televisor, para que la conexión con el entorno sea completa.

Eolo está inspirado en las antiguas estancias de la zona. Desde los muebles hasta la vajilla están combinados con la estructura simple de las viviendas criollas, la huella de los pueblos originarios y las líneas de vanguardia de la arquitectura moderna. Todos los espacios tienen vista al exterior, y la dinámica del edificio gira en torno a un elemento vital: el jardín central. La gastronomía es uno de los puntos fuertes de Eolo. El chef supo combinar la calidad de los productos regionales, aplicando técnicas y estéticas de la cocina internacional. Todo, acompañado por los mejores vinos de bodegas argentinas.

El hotel se encuentra a sólo 45 minutos del Parque Nacional los Glaciares. Allí, espera imponente el Glaciar Perito Moreno, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Se trata de un espectáculo natural único, en el que viajeros de todas las latitudes disfrutan de escuchar el crujir grave de sus grietas. Como regalo de la naturaleza, la zona propone también cerros, montañas, lagos, ríos y la aridez de la estepa patagónica. Una postal para volver siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s