Cultura, historia y confort conjugados en un encantador hotel cordobés

unnamed (3)

Azur Real Hotel Boutique funciona en una casona construida en 1915, preservada como Patrimonio Arquitectónico de la Ciudad. Detrás de una fachada discreta, se esconde el refugio perfecto para quienes buscan elegancia y calma.

Hermosos valles serranos, ríos, cascadas, saltos y arroyos cristalinos forman parte de la postal clásica de Córdoba, la segunda provincia más poblada del país. Su ciudad capital queda a menos de una hora de los destinos naturales más visitados y es dueña de un atractivo patrimonio histórico. Bohemia y tradicional, cautiva a los viajeros con su herencia jesuítica, sus edificios coloniales y también de la Belle Époque cordobesa, de fines del siglo XIX. En pleno centro, a sólo metros de la plaza San Martín, la Catedral, el Cabildo Histórico y la Manzana Jesuítica, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se encuentra Azur Real Hotel Boutique. Además de estar ubicado entre los principales atractivos de este destino, alberga en su interior un capital cultural valioso.

Detrás de una fachada discreta, se esconde el refugio perfecto para quienes buscan elegancia y calma. El hotel está amueblado por piezas realizadas por una comunidad de artesanos del monte santiagueño y decorado con obras de arte de pintores cordobeses.

Funciona en una casona construida en 1915, preservada como Patrimonio Arquitectónico de la Ciudad. El edificio ofició de sede del legendario colegio Dean Funes por cuyas aulas, hoy devenidas en elegantes suites, pasaron célebres personalidades como el revolucionario argentino Ernesto “Che” Guevara. Durante la construcción del hotel, se encontraron varias joyas arquitectónicas como un hermoso techo de bovedilla, que hoy revaloriza el área del spa.

En el interior de Azur Real funciona el restaurant República, que permite descubrir otra faceta de la cultura autóctona: su gastronomía. Todos los platos son realizados con materias primas orgánicas de las sierras cordobesas.

Una curiosidad: en el desayuno sirven mate, la más tradicional infusión argentina y por supuesto que también medialunas con dulce de leche. Además en el hotel existen instalaciones como un Antiguo Almacén, donde se ofrecen artesanías regionales. También, vinos de alta gama, en muchos casos ediciones especiales que tributan símbolos históricos o artistas nacionales, y productos cosméticos en base a plantas aromáticas serranas. Un espacio boutique donde el intelecto y cada uno de los cinco sentidos son interpelados por la historia, la cultura y estilo de vida del interior de la Argentina.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s