Comer en Ushuaia: platos únicos con sabores locales

unnamed

Reinamora -del resort & spa Los Cauquenes– cuenta con opciones de cocina de autor con los productos fueguinos más exquisitos. ¿Los destacados? Centolla, merluza negra, cordero y asado. 

La visita a Ushuaia no estará completa sin la degustación de alguno de los platos gourmet típicos de esta ciudad mítica y con vistas únicas sobre el Canal Beagle.

Porque la tentación, tanto para los fanáticos de la alta gastronomía como para los seguidores de nuevas experiencias, será descubrir los productos característicos y más sofisticados de Tierra del Fuego.

La consigna del restaurante Reinamora -del resort & spa Los Cauquenes– cumple con estos requisitos, con una resignificación de las recetas tradicionales.

La centolla -de la familia del cangrejo, presente en algunos mares, y con una carne de exquisitez y refinamiento incomparables- es una de las opciones buscadas por quienes llegan a la porción más austral de Argentina y, al mismo tiempo, una de las estrellas de la carta del restaurante.

Una de las variantes ofrecidas combina este crustáceo en tres formas de cocción –al natural (con apenas un hervor), grillado y gratinado-, para disfrutarlo en diferentes texturas, sin apartar ni opacar su esencia. Otra propuesta más tradicional es la sopa de centollas, ideal para una sensación reconfortante en los días helados.

La merluza negra también está entre los platos ansiados por los conocedores sibaritas. Originaria de aguas frías y profundas -por lo tanto, difícil de obtener- y muy solicitada en el mercado mundial, se destaca por su sabor y su consistencia suave, que se deshace con el borde de una cuchara o tenedor.

Las especialidades: en strudel con crema de espinacas; o al hierro, con milhojas de papas, olivas negras y chutney de arándanos.

El cordero fueguino -de carne magra y, por el clima y el tipo de pasturas, de gusto amable- es otro de los productos emblemáticos y con la posibilidad de versiones renovadas. Dos de ellas: como base de una cazuela hecha con vino Merlot -un varietal que obtiene su punto justo en el clima austral- o en sorrentinos, acompañados por una crema de tomates.

En suelo argentino, el asado no puede estar ausente. Inspirado en la clásica parrillada criolla, la alternativa de autor es un mix de tres carnes -entre ellas, lomo-, y el agregado de chorizo bombón y provoleta.

Reinamora también cuenta con huerta propia de especias y hierbas, utilizadas para realzar los sabores en cada plato.

El plus: la calidez y armonía que transmite el lugar. El salón del restaurante tiene ventanales inmensos de cara a la orilla, está revestido en gran parte con madera de lenga -un árbol inconfundible del bosque andino patagónico- y, como detalle, las sillas se ven cubiertas por mantas de cuero de ovejas.

Además, en su antesala, está instalado el Wine bar, con hogar a leña, que invita a disfrutar de una copa después de una jornada extensa de paseo, esquí o relax.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s