«Tratan de cuestionar una verdad hegemónica, una verdad judicial, y una verdad periodística»

Durante un té organizado por HBO Max Muriel Santa Ana definió así los roles de Belu y Juana, las blogueras que interpreta junto a Valeria Lois en María Marta: el crimen del country.

Por Brenda Gil Gorrías

La falta de una resolución al respecto sigue llamando aún la atención de la opinión pública, pero no deja de ser un caso que tuvo tanta repercusión y del que hay tanto material. Entonces, ¿por qué ver María Marta: el crimen del country? para adentrarnos en los vínculos y el drama familiar, y para permitirnos dudar, gracias a dos personajes que nos dio la realidad, en un caso que exigió certezas, titulares cerrados y la no posibilidad de cuestionar.

El 27 de octubre de 2002, María Marta García Belsunce fue encontrada sin vida por su marido Carlos Carrascosa, en el baño de su casa ubicada en un exclusivo barrio privado de Pilar. Lo que en un principio parecía ser un accidente doméstico, se convirtió en uno de los crímenes más tristemente celebres de Argentina y desde que sucedió se transformó en una suerte de reality en vivo con una mirada mediática despiadada apuntada contra Carrascosa como autor indiscutible del femicidio, y toda la familia García Belsunce como encubridora.

En la serie de HBO Max una mujer ve una entrevista en televisión donde los García Belsunce denuncian las irregularidades de la investigación muchos años después del crimen y comienza a sospechar. Se trata de Belu (Belén Franessi), inspirada en una persona que existe en la vida real y que conoce a Juana (Juana Gómez Andrada) a través de Facebook, y que juntas empiezan un blog para publicar las evidencias contradictorias que van surgiendo de este caso tan ambiguo, que aún hoy, no tiene respuestas ni culpables.

Ambas desempeñan un rol fundamental en esta miniserie, llevando el hilo conductor durante dos líneas de tiempo: 2002 y 2011. Y por eso el servicio de streaming, propiedad de Warner Bros, nos invitó a un té con blogueras con las Belu y Juani de esta ficción basada en hechos reales: las actrices Muriel Santa Ana y Valeria Lois.

Santa Ana comenzó la charla intentando explicar por qué su personaje, una anestesióloga que vive con su mamá, decide comprometerse con la causa: «A Belu lo que la tracciona por dentro es la necesidad de hacer justicia, ya sea por su pasado, con la tragedia que ella vive con su esposo que se suicida por un caso de mala praxis, y una necesidad de redimir a aquellos que están siendo condenados injustamente. Y de alguna manera también redimir algo de lo propio o a su marido». Más adelante, añadió: «Yo creo que ellas son una autonomía de lo que se nos muestra en la televisión. Tratan de cuestionar una verdad hegemónica, una verdad judicial, y una verdad periodística sin ningún tipo de respaldo. Hay una escena donde se entiende claramente, cuando se conocen y Belu le dice a Juani: ‘A mí me gustaría que este espacio, que este blog sea un lugar donde la gente pueda encontrar la información y pensar por sí misma’. Esa es la síntesis».

Cabe destacar que ninguna de las dos tuvo contacto con las verdaderas blogueras, pero Muriel si vio a su personaje en el contexto del documental. Con respecto a ese momento, comentó: «No me afectó, me gustó cuando la vi. Me gustó más. Entendí más y dije: ‘con razón esas fotos de referencia de la peluca que me mandaron’, y entonces yo trabajé con mi elemento que es la ficción. Me refugio en la ficción más que en la realidad, esto como regla general. Quería la verdad de nuestra actuación, no del caso». «Yo trabajé con los ocho guiones de Martín Méndez, no trabajé con los expedientes reales ni armé ningún blog, Sí me metí en el blog al toque en cuanto me hablaron de este proyecto», reveló y aprovechó para halagar la labor en dicho sitio web: «Ellas hicieron el desarrollo de esas animaciones que hay, con Carrascosa y el auto. Hay que tener una cabeza, una inteligencia particular. Belu es una mente brillante, tiene la capacidad de organizar una cantidad de información, de bajarla».

Por otro lado se refirió al lugar importante que ocupan Belu y Juani haciendo crecer el relato por fuera de la dinámica judicial, del country y de la familia de la víctima: «Estos personajes son funcionales a un guión que necesita que él público respire un poco de ciertas cosas. Y también sirven para brindar información pura y dura, había escenas por ejemplo a donde había que decir: ‘el fiscal hizo tal cosa, fíjate que la procuración tal otra, o en el juicio por encubrimiento pasó esto’, y muchísimas fechas, y horarios», aseguró Santa Ana. Pero resaltó que no les gusta la palabra detectives, ni periodistas: «Nos escapamos de eso. Como dijo Valeria, ellas son dos personas que se complementan pese a ser tan distintas porque son impulsadas por algo: Belu por lo que ya sabemos y Juani por su afinidad con la familia García Belsunce».

Justamente despegarse de la zona de las investigadoras, de las que saben que Carrascosa es inocente, fue la premisa de Muriel para construir su personaje libremente: «quise lograr una energía que fuera verdadera, que a mí me resultara verosímil, que a Daniela -Goggi, la directora- le gustara y no volverme solemne», afirmó. Para eso habló con anestesiólogos y se preguntó ¿cómo es ser una mujer que está con un nivel de enfoque total y que gradúa las anestesias, las drogas y que vive con una carga?.

Juana (Juana Gómez Andrada).

«No sé qué hubiera sido de Belu sin Juana, o de Juana sin Belu», concluyó Muriel. Pero el verdadero interrogante es ¿qué hubiera sido de Carrascosa sin ellas? ya que terminan siendo las artífices fundamentales de su libertad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: