Karün, de la Patagonia a Argentina, con sus anteojos desarrollados conscientemente

La marca, certificada como Empresa B y ubicada en el sur de Chile, que propone productos de alta calidad fabricados a partir de materiales reciclados; y un modelo de negocios que prioriza la relación con la naturaleza y el trabajo colaborativo con las comunidades, se expande por el mundo. Por eso realizó cuatro días de ventas y capacitaciones para ópticos de todo nuestro país e invitados especiales.

Por Brenda Gil Gorrías

Con grandes colaboradores como National Geographic, y, más reciente, la actriz de Hollywood y activista ambiental Shailene Woodley, la marca fundada por Thomas Kimber -que desembarcó en 2020 en Argentina- realizó el primer evento en nuestro país para comunicarle a los ópticos cómo será la nueva colección que llegará entre septiembre y octubre de este año, y que sin dudas seguirá inspirando a las personas a ver el mundo desde un punto de vista más ecológico.

En Chile, el principal pueblo indígena es la mapuche. “Mapuche” significa “gente de la tierra” y son un pueblo guiado por una cosmovisión inherentemente diferente a la que tiene nuestra sociedad occidental. Es de esta cultura de donde humildemente hemos pedido prestado el nombre “Karün”, que traducido del mapudungún significa: “ser naturaleza” 

«No es moda; es nuestra forma de ver el mundo», aseguran desde Karün al explicar que no son una empresa de anteojos, sino un grupo de personas apasionadas, que confían en que es posible cambiar la manera de interactuar con nuestro planeta. Y por eso buscan que sus clientes se pregunten «¿Cómo sería el mundo si entendiéramos que todos somos naturaleza?»

«Creemos que si las personas de todo el mundo comienzan a reflexionar sobre esta pregunta, podríamos tener la posibilidad de vivir en un mundo que esté en armonía con nosotros mismos y nuestro entorno natural», opinan. Es por eso que uno de sus objetivos es generar conciencia sobre el cuidado del medio ambiente, ser agentes de cambio y trabajar junto a las comunidades locales para la recolección de su materia prima.

“Para nosotros es súper importante esta instancia porque Karün no es solo un producto con cierto material reciclado. Karün implica una forma diferente de abordar el negocio y de entender el mundo y cómo interactuamos con el Medio Ambiente. Es aplicar esa mirada a los negocios. Nuestra marca es muy profunda”, expresó Kimber.

Una de las novedades más importantes que presentó el joven CEO fue su plan de trazabilidad absoluta y transparencia en la emisión de CO2, sistema que ya maneja la empresa en el mundo entero y llegará a la Argentina en el próximo año: «Cada anteojo de la marca viene con un código que tu escaneas y puedes ver exactamente quién, cuándo y dónde recolectó cada parte de esa materia prima y todo el recorrido que hizo alrededor del mundo antes de llegar a tus manos. Trazabilidad y transparencia absoluta. Por otro lado, tienes rotulado en la caja, cuál es la equivalencia en CO2 que ese producto en particular emitió”.

Todo comienza con los Recolectores Karün, ellos rescatan redes de pesca, cuerdas y metales que deterioran los ecosistemas naturales; luego les venden esos materiales, lo que les permite generar una fuente de ingreso adicional para escalar sus microemprendimientos. La marca además acompaña a sus recolectores para ayudarlos a aplicar los conocimientos que adquieren de manejo de recursos y planificación en sus propios emprendimientos y que no dependan únicamente de los desechos para desarrollarse y prosperar.

En síntesis: sólo usan materiales naturales, nobles o reciclados como materia prima, recolectado por comunidades locales de Patagonia y el sur de Chile. Luego el material lavado y enfardado se envía a sus aliados de reciclaje quienes convierten los residuos en materia prima. Finalmente envían la materia prima a las fábricas en Italia y Turquía que arman los anteojos de alta calidad.

Cuando los anteojos llegan al final de su vida útil, incentivan a sus clientes a que los envíen de vuelta para que puedan crear nuevos anteojos con el material y evitar su desecho. A cambio ofrecen 25% de descuento por cualquier anteojo Karün nuevo.

Con el ingreso que reciben por la venta de sus productos, financian un programa de 4 años con más de 600 emprendedores rurales en la comuna de Cochamó (Patagonia Norte). Este programa desarrollado junto a Balloon Latam contribuirá en la protección de cerca de 400.000 hectáreas de naturaleza prístina a través del trabajo mano a mano con la comunidad local.

Anteojos que no solo se destacan por la cadena de valor y la sostenibilidad, sino también porque son auténticos, a la moda, y con variedad de diseños.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: